Buscar en este blog

Cargando...

sábado, 8 de enero de 2011

Mitos y leyendas de Nuevo León: Juan Oso

.
JUAN OSO
(Leyenda escuchada en El Paraíso, Hualahuises, N.L.)
.

El oso no es malo. Ya casi no baja por estas tierras; lo que pasa es que la gente lo persigue para matarlo. Dicen que por su piel y por su aceite. Por eso ya casi no se le ve por aquí –afirma un pastor que anda con sus chivas cerca del río Hualahuises, en la sierra.
.
Pero, mire, le voy a platicar lo que me contaban los de antes que decían que fue cierto: Una vez se supo que andaba un oso grande, ansina, que vino a espiar a la gente. No era temporada de secas, cuando bajan los animales de la sierra, así que a la gente se le hacía raro ver al oso ese que ni siquiera molestaba ni se robaba alguna gallina pa’ comer.
.
Pasó el tiempo y la gente tenía cuidado, sí, pero ya no era raro que dijeran que habían visto al oso por ahí. Pero todo tiene su razón: el oso ése andaba en busca de mujer. Resulta que una tarde una muchacha nueva (virgen) se fue al río a lavar la ropa; iban con ella sus hermanitos chiquillos. En eso que se le acerca el oso por detrás y que la agarra y se la lleva. Los chiquillos se fueron gritando que el oso se había llevado a su hermana y la gente salió con los machetes a buscarlo. Lo siguieron varios días, pero el oso sí conocía la sierra muy bien, así que se les perdió. No se supo nada de él ni de ella por mucho tiempo.
.
Resulta que un día llegó la muchacha, ya grande y con un chamaco en brazos. Venía muerta de hambre. Ella les platicó a sus gentes que el oso se la llevó a vivir a una cueva y que la cuidaba muy bien, le traía comida y hasta la quería mucho, pero que ella no quería estar ahí porque él la encerraba con una piedrota que tapaba la [entrada de la] cueva para que no se escapara. Leyenda de Homero Adame.
.
[Entonces] el oso la trataba bien y hasta la hizo su mujer. Y tuvieron la criatura ésa. Pero un día el animal se descuidó –a lo mejor ya tenía confianza en su mujer y no puso la piedrota en la entrada–. Ella agarró sus chivas (enseres), su chamaco y se regresó como pudo al pueblo. Dice que [se la] pasó dos días caminando entre el río y el monte, pero llegó bien. Pero tenía miedo que él la anduviera siguiendo.

.
Quién sabe qué habrá pasado con esa muchacha y con el oso. Pero dicen que el chamaco creció fuerte y peludo y que un día, ya de grande, se fue solo a vivir a la sierra.
_________________________________

[1] En México los kikapúes, también llamados «kiwigapawa», tienen su asentamiento más importante en Nacimiento, Coahuila. Ellos son una etnia proveniente de la zona de los Grandes Lagos de Estados Unidos y Canadá y entre sus creencias totémicas dicen ser hijos de un oso y una mujer.
.
[2] Cristóbal López Carrera, Manuel Durazo Álvarez, Rebeca Moreno Zúñiga. Creer, beber, curar. Historia y cultura en Iturbide, Nuevo León. Fondo Estatal para la Cultura y las Artes de Nuevo León. 1998.

.
- - - - - -
.
Juan Oso, o El hijo del oso, es el nombre genérico que se le da a un héroe dentro del folclor europeo y asiático donde, según estudios, existen más de 300 variantes de relatos en 20 idiomas. Sin embargo, la esencia de la historia es la misma desde su forma más primitiva hasta la más actual: un oso, una mujer raptada y un hijo, engendro de ambos.
.
En nuestro continente, donde el oso es también un carácter mitológico, hay registro de historias originadas entre los grupos pieles rojas de Norteamérica que se cree hayan influenciado los mitos de las tribus de Aridoamérica. Aunque también cabe mencionar que el nombre dado en estas regiones norestenses, Juan Oso, parece ser una reminiscencia del tiempo de la Colonia, una narración Ibérica que se quedó en la memoria colectiva de los habitantes serranos, tomando variantes muy locales, como consignan algunos investigadores.

Puedes leer otra versión sobre Juan Oso este enlace:
.
- - - - - -
.
Esta leyenda fue publicada originalmente en el libro Mitos, cuentos y leyendas regionales – tradición oral de Nuevo León. Ediciones Castillo, 1998.
Posteriormente, se publicó en Mitos, cuentos y leyendas de Nuevo León. Editorial Font. Monterrey, N.L. 2005, editado por la Mtra. Déborah Chenillo, diseñado por Beatriz Gaytán y corregido por Mary de Lara. La ilustración fue obra de Jennifer Hennen.
.
.
- - - - - -
.
.
Algo sobre Hualahuises, N.L.
.
Hualahuises es el nombre de un municipio, cabecera municipal, sierra y río ubicados en la región citrícola de Nuevo León. Colinda sólo con Linares.
.
Notas: 1. Este municipio es muy singular por ser el único en el país que se encuentra adentro de otro municipio, el de Linares. (Algo similar sucede con el Reino de Lesoto que se localiza dentro de la República de Sudáfrica, en el continente Africano, o El Vaticano, dentro de Roma.) // 2. Como consecuencia de esta circunstancia geográfica tan particular, existe un viejo, histórico y vigente reclamo de índole limítrofe por parte de Hualahuises, que se agudizó en 1908 cuando le fue cedida a Linares una importante porción de sus tierras; situación que generó su encierro geográfico y, por ende, un conflicto entre las partes. // 3. La etimología de su nombre proviene de los gualagüises, una de las tribus amerindias que habitaron esa región.
.
Las principales fiestas en Hualahuises son la Feria del Geranio, el 21 de marzo, y la fiesta patronal dedicada a San Cristóbal, el día 24 de junio.
.
Para leer otras leyendas de Nuevo León sigue este enlace:
Si te interesa saber qué diferencia hay entre mitos y leyendas, sigue este otro enlace:

1 comentario:

Jenny Madero dijo...

O: Bien interesante nunca supe como se llamo la leyenda mi tia me la contaba pero me decia que no sabia como se llamaba XXD