Buscar en este blog

Cargando...

martes, 1 de octubre de 2013

Mitos y leyendas del Altiplano: Un antiguo pueblo debajo del cerro Coronado




UN ANTIGUO PUEBLO DEBAJO DEL CERRO CORONADO


Leyenda escuchada en San Rafael, municipio de Charcas, S.L.P.



En muchas partes del mundo existen relatos de pueblos fantásticos que contienen elementos convencionales para este tipo de mitología: cueva, pueblo ignoto y trasposición o alteración perceptual del tiempo, dígase sensorial y /o también física. En la región del Altiplano se cuentan varias historias con características similares, como veremos en este ejemplo.

(Puedes leer otro relato similar siguiendo este enlace: )

.

Entiendo que sí es cierto eso del pueblo encantado debajo del cerro Coronado. Mi abuela nos platicaba que un pariente de la gente de antes de ella, pero qu’ella no conoció pero le platicaban de él, que una vez andaba por ese rumbo con su mula cargando lechuguilla pa’ tallar cuando vio una cueva ai en el cerro de Coronado, y que se l’hizo curioso porque nunca l’había visto a esa cueva y eso qu’él sabía andar muncho por allá. Entonces ató la mula a un mezquite ai afuera y se metió a la cueva. Anduvo mucho rato y eso que no llevaba tea, pero se miraba como que había luz adentro. De rato de muncho andar dio con un pueblo que parece qu’era de indios y ai s’estuvo con ellos un rato. Bueno, él pensó que había estado nomás un rato. Entonces que cuando salió ya era de noche y s’encontró que la mula estaba muerta y qu’el esqueleto era puro carcajo de a tiro, ya blanco de viejo, y que los bultos de lechuguilla ya eran puro polvo.

   Bien cansado llegó su casa, pero ya su casa estaba tirada de abandono y el ranchito donde vivía ya era más grande. Se durmió afuera de lo qu’era su casa y en la madrugada se puso a platicar con unos señores porque quería saber por qué estaba todo ansina de diferente, ¿vedá? Luego fue a platicar con otras gentes que le dijeron qu’eran sus parientes, pero parientes de munchos años después. O sea que le dijeron qu’ellos sabían de una plática de un tío que se había perdido y ahora parece qu’era él. Entonces él venía siendo como el tío abuelo de esas gentes.

   Esas gentes eran de la gente de mi abuela, pero ella no conoció al señor que se había perdido en ese pueblo de indios porqu’es una historia de más atrás del tiempo que le concedió Dios nuestro Señor a mi abuela.

Nota: la imagen de los cazadores indígenas fue tomada de este blog en Internet: http://ferzvladimir.blogspot.mx/2010/10/enriiquillo-guerrero-y-estratega-de.html. Que el enlace sirva como crédito y agradecimiento a su creador.
.

No hay comentarios.: