Buscar en este blog

Cargando...

viernes, 17 de diciembre de 2010

Algunas costumbres y tradiciones navideñas en México

.
ALGUNAS COSTUMBRES Y TRADICIONES NAVIDEÑAS EN MÉXICO
.


Desfiles con carros alegóricos
En Monterrey, N.L. tenían la costumbre de organizar un desfile con carros alegóricos que pasaba por ciertas calles del centro el 24 de diciembre. Había un grupo organizador que buscaba patrocinios de empresas para decorar los carros con motivos navideños. Éstos llevaban una especie de nacimiento viviente, con personas que hacían las veces de José, María, los Reyes Magos y los pastores. El Niño Dios era una imagen tamaño natural.
.
Las pastorelas
Hasta hace algunos años en muchos pueblos se tenía la costumbre de festejar el nacimiento del niño Jesús con estas danzas organizadas por grupos de entusiastas. Era habitual que las pastorelas se hicieran durante los días de adviento, sin embargo, en lugares como Sabinas, N.L. las danzas se realizaban exclusivamente los días 24 y 25 de diciembre.
En ocasiones fuera de la temporada navideña, y dentro del marco de ciertas fiestas patronales, se organizan pastorelas para amenizar la celebración, como es el caso de San Isidro de Fernández (municipio de Doctor Arroyo, N.L.) donde, por cierto, les llaman “pastores”.
.
.
Los nacimientos
En nuestro país siempre fue usual hacer vistosos nacimientos de corte artesanal, como corolario a las fiestas navideñas. Pero la invasión cultural e idiosincrásica de que “lo americano es mejor” ha ocasionado, también, que hoy en día sea más popular y “de mejor gusto” colocar pinos en lugar de los tradicionales nacimientos. El pino, como motivo ornamental navideño, es una costumbre nórdica, llegada a los Estados Unidos con las migraciones.
Para fortuna, y como una manera de revivir las tradiciones, en la actualidad existen instituciones que promueven los nacimientos con interesantes concursos.
.
Nacimientos vivientes
Como parte de las posadas, en varios pueblos de Nuevo León tenían la costumbre de organizar nacimientos vivientes con niños y/o jóvenes representando a los personajes principales. El nacimiento partía del atrio de la iglesia y en procesión visitaba una o dos casas por noche, hasta contar un total de nueve casas visitadas en la temporada. En cada hogar se cantaban villancicos y se rezaban rosarios. A todos los participantes de la procesión les daban ponche y tamales; además se quebraba una piñata.
Por otra parte, antes se acostumbraba colocar nacimientos vivientes en los aparadores de las tiendas y, para la ocasión, contrataban a varios niños para representar a José, a la Virgen María, a los tres Reyes Magos y a uno que otro pastorcillo.
.
Navidad vs. Día de Reyes
México está compuesto de diversas y muy variadas regiones culturales. En el Norte se acostumbra dar los regalos de “Santo Clós” o del Niño Dios en la víspera del 25 de diciembre, mientras que en el Centro y en el Sur todavía sigue siendo más fuerte la tradición de Día de Reyes.
Por su parte, y más en lo particular, cada familia celebra la “Nochebuena” ya sea la noche del 24 de diciembre, con una suntuosa cena, o el día 25 con una opípara comida.
.
Posadas de la iglesia
Antiguamente, las iglesias de los pueblos organizaban sus propias posadas e invitaban a todos los feligreses que quisieran participar. Eran del 16 al 24 de diciembre y cada noche salían los grupos a la calle a cantar villancicos, tocaban las puertas de las casas donde se les recibía; conjuntamente, rezaban un misterio y comían tamales acompañados de ponche o champurrado. En ocasiones había piñatas en las casas o en el atrio de la iglesia.
.
Tarjetas navideñas
La costumbre de enviar tarjetas para desearles una “Feliz Navidad y un próspero Año Nuevo” a los amigos y familiares se ha ido perdiendo paulatinamente, y más ahora con el uso del Internet y correo electrónico, pues es más rápido y económico mandar un mensaje por este medio que adquirir la tarjeta, ir a la oficina de correos, comprar la estampilla, depositarla y luego cruzar los dedos para que la susodicha no se pierda por ahí.

.
Nota: estos fragmentos fueron publicados en el libro Leyendas, relatos, costumbres y tradiciones de Nuevo León, publicado por la Editorial Font de Monterrey en 2005. La edición estuvo a cargo de la Mtra. Déborah Chenillo Alazraki. El diseño lo hizo Beatriz Gaytán y la corrección, Mary de Lara.
.
.

No hay comentarios.: