Buscar en este blog

miércoles, 12 de octubre de 2022

Una mujer convertida en árbol - leyenda de Ciudad del Maíz, SLP

La mujer convertida en árbol

Leyenda de Ciudad del Maíz, SLP

 Recreada por Homero Adame 

Una vez fuimos a conocer la Colonia Italiana; andábamos recorriendo panteones porque eran días de Muertos y nos sorprendió que en el de allí no hubiera ambiente festivo ni flores de cempasúchil o vendedores ambulantes. La comunidad es muy chica, como lo es el cementerio y vimos que en muy pocas tumbas había decoraciones, pero en las de apellidos italianos, no.

Más tarde entramos en un tendajo a comprar refrescos y algo para el camino y platicando con la gente nos contaron que cerca de El Encinal existe un árbol en forma de mujer, un árbol que, según decía la gente mayor, no existía, nadie lo sembró, simplemente apareció un día para sorpresa de quienes lo vieron en un lugar donde antes no había nada parecido. Todo sucedió hace muchísimos años cuando los italianos vivían en esa región todavía. Cabe mencionar que esos italianos llegaron de Trento, Piamonte o Véneto hacia 1881 y se instalaron en la Colonia Díez Gutiérrez −mejor conocida como Colonia Italiana porque fueron 109 familias que llegaron, pero sólo quedaron diez para 1883 y poco a poco se fueron yendo hasta que no quedó ninguna ni descendientes siquiera, salvo en el panteón. Homero Adame

Cuentan que uno de ellos se fue a Ciudad Valles a buscar trabajo y le prometió a su mujer regresar a los pocos días y, si conseguía trabajo, vendría por ella y los hijos para hacer su vida juntos. Pasaron las semanas, pasaron los meses y el hombre nada que regresaba y tampoco enviaba recados y menos dinero para la familia que había dejado en la Colonia Italiana. La gente empezó a decir que seguramente se había huido con otra mujer que había conocido allá en la Huasteca, que ya no quiso regresar a la Colonia Italiana porque allí no había futuro y cosas así. Obviamente esos chismes llegaron a oídos de la afligida mujer que no quería creer que su esposo la haya dejado por otra y mucho menos que haya abandonado a sus hijos, pero la duda siempre está y así la mujer le fue dando vueltas y vueltas en su cabeza hasta que empezó a salir a caminar al monte pidiendo a dios que trajera a su marido de regreso o que alguien le diera razón de él. Conforme pasaba el tiempo y el hombre no aparecía y no había señas de él, la mujer fue perdiendo la esperanza y, con el tiempo, la razón. (Leyenda publicada por Homero Adame.)

Una vez iba caminando al atardecer por el viejo camino de herradura cuando empezó a renegar de dios por ser tan injusto y entre sus reniegos se detuvo, levantó la vista y los brazos al cielo y dijo que de allí no se movería hasta que dios le cumpliera su deseo; dijo que, aunque le salieran raíces de los pies, no se movería. Y no se movió.

Aunque era un atardecer despejado, sin nubes, sin nada que indicara una tormenta, mientras la mujer imploraba y maldecía con los brazos y mirada al cielo, el cielo se iluminó y cayó un rayo justo donde estaba ella parada. No se sabe si le cayó el rayo a ella, pero lo cierto, según la leyenda, es que en vez de matarla o calcinarla quedó convertida en árbol. Como no la volvieron a ver y los hijos quedaron en el abandono, la gente dijo que se había ido a buscar al marido ausente y que murió o se perdió.

Desde entonces empezó a crecer ese árbol que siempre parece estar seco, con su tronco como si fuera cuerpo de mujer y sus ramas como si fueran los brazos extendidos hacia el cielo. Pero en primavera reverdece y florece y eso se interpreta como la esperanza de que algún día el árbol deje de ser eso y vuelva a convertirse en una mujer que fue castigada por renegar de dios y, al levantársele el castigo, pueda encontrar descanso. Eso será cuando llegue a sus oídos (o a sus hojas) algún mensaje del marido ausente, un mensaje aunque sea de ultratumba.

Nota: foto cortesía de Vianney Rivera Segura 

miércoles, 7 de septiembre de 2022

Mitos, cuentos y leyendas de Nuevo León. Regiones Citrícola y Sur. Libro de Homero Adame

En este nuevo libro, Mitos, cuentos y leyendas de Nuevo León. Regiones Citrícola y Sur, Homero Adame nos ofrece otra pequeña muestra de la inconmesurable riqueza cultural contenida en la tradición oral manifestada en mitos, cuentos y leyendas que se cuentan de voz en voz, que pasan de generación en generación entre amigos o entre familia. Más allá del relato, el autor se da a la tarea de analizar el contenido de cada leyenda hasta encontrar simbolismos, hierofanías, elementos teogónicos del pensamiento desde el tiempo mítico y, de tal modo, ubicar a estas regiones neoleonesas en el contexto de la mitología universal.

¿Por qué estas regiones? Porque creció en la región Citrícola de Nuevo León y porque pocos como él conocen la región Sur, es decir, el desierto neoleonés y sus colindancias, ese Altiplano tan visto de soslayo por autoridades e investigadores. Gracias a su infinita inquietud ha recorrido muchos de los recovecos del Altiplano, aprendido algunos de sus secretos, escuchado sus vientos que también narran historias, otro tipo de historias...

Homero Adame es un investigador de mitología y folklore que, para esta obra, decidió dividir el trabajo en tres segmentos: mitos, cuentos y leyendas, a su vez subdividiendo el tercero en leyendas de contenido prehispánico, leyendas religiosas, leyendas de espantos, leyendas de brujería, leyendas de cementerios y leyendas de tesoros. Como suele hacerlo, presenta cada relato recreando el habla de zonas rurales y serranas de Nuevo León, donde se usa un lenguaje sencillo, pero con vocablos poco comunes en otras regiones o en las ciudades. Esto no le es ajeno porque conoce bien el ambiente rural del Noreste desde la óptica de un investigador, con ojo fotográfico, que siempre ha radicado en alguna ciudad.

En suma, Mitos, cuentos y leyendas de Nuevo León. Regiones Citrícola y Sur es un libro imperdible que viene a enriquecer el acervo cultural de Nuevo León y de México.

 

viernes, 12 de agosto de 2022

Emperor Maximilian I of Mexico visited San Miguel de Allende in 1864

 Emperor Maximilian I of Mexico visits the house

 


In the book "Casa Europa México. The history of the house as recall by residentes of San Miguel de Allende", a chapter was  added as an almost separate and independent section, because it deals with a single isolated event and, at the same time, indicates the historical importance which this house has enjoyed, in its time. The comments people have made alluding to the visit of Maximilian of Habsburg, Emperor of Mexico, on the 13th and 14th of September, 1864, seem to be versions of what is known largely thanks to local history, as documented by Francisco de la Maza, in one of his books about San Miguel. At the end, part of the text in which the house is mentioned is reproduced verbatim. The book was published in four languages and can be acquired in Casa Europa, at 23 San Francisco St.

 

₰₰₰₰₰₰₰

 

We don’t know exactly when this house was built, but we do know that it was very much before 1864, because in that year Emperor Maximilian spent the night here. It was on the 13th of September. He stayed here for the nights of the 13th and of the 14th, and on the 15th he left to raise the first official rallying cry for independence in Dolores de Hidalgo. Ever since then, it has become customary for the president of the republic to go there to raise the cry for independence at least once in his six years of office.

Luis Felipe Rodriguez

 

The correct name of my great-great-grandfather and owner of the house was Jesus Maria Vazquez Palacio. He defended Maximilian at the siege of Queretaro. He was his chief legal advisor and director of the School of Jurisprudence. He was in Queretaro with Riva Palacio and another lawyer. There were three of them, and two of them went to San Luis to plead for a reprieve for Juarez, and one of them remained in Queretaro. I believe it was Jesus Maria Vazquez, because he and Maximilian had a very close working relationship.

When Maximilian came here to San Miguel, he stayed at Jose Maria Vazquez’s house and they gave a gala dinner and ball for him at the Lambarris’ house, next door. Maximilian danced with my great-grandmother, Dolores Lambarri Malo. They say that when my great-grandmother and Maximilian were dancing a waltz, some wax from the candelabra dripped onto the shoulder of her dress, and Maximilian, very chivalrously removed the wax from her shoulder.

Luis Miguel Villarreal

 

Maximilian stayed at the Lambarris’ house, where he spent the night, and not at the other house. The Lambarri family received him and threw a party and had a banquet for him. In the parish archives, I saw a letter where it is mentioned that he stayed overnight at the Lambarris’ house. Now, I don’t know if at that time the Lambarris’ house extended into the neighbouring house, now the Casa de Europa, in such a way that they were a single property. It would be a question of looking at the plans of how the houses were distributed at that time.

Graciela Cruz

 

Jesus Maria Vazquez Palacio (not Jose) is indeed the lawyer who lived in Queretaro. His wife was Guadalupe Lopez Sautto y Sautto, and she was born at the Hacienda Noria de San Jose (later known as Noria de Alday), in San Diego de la Union. This Mr. Vazquez was at that time the owner of the hacienda. His house in San Miguel is the one that you are studying for your book, at 4, Second San Francisco Street, now 23, San Francisco Street, and, because he was very close to Maximilian, Jesus Maria Vazquez received him there when the emperor paid an official visit on the way to Dolores to raise the first rallying cry for independence.

Jesus Garza Herrera

 

There is a novel called Quien en San Miguel (Who’s who in San Miguel), where it is mentioned that Emperor Maximilian stayed in this house and it also tells us about a lot of people from that time. The authoress’s name is Eladia Gonzalez.

Gloria Tovar

 

My dad’s grandfather didn’t see it, because it happened before his time, but according to what people who were older than him used to say, Don Maximilian arrived in a very elegant carriage with a lot of other people and the finest of horses. The emperor walked into the house on a long, red carpet but the groom drove the carriage round the corner and took the horses and carriage into the back of the mansion, via what is now the street behind it, Correo Street. Then all the people who worked at the house were allowed to go out into the street to wave and shout “viva” when the emperor came out later on with his entourage, to go to the Town Hall on official business.

Jose Guadalupe Sanchez

 

Around the time when Maximilian went to raise the rallying cry for independence at Dolores, which was the first cry for independence that any governor officially raised, a reception committee welcomed Maximilian here in San Miguel, and he stayed in this house for two nights. One afternoon, they took him for a walk in Guadiana Park, which at that time was still mainly orchards and was a place where the people of San Miguel liked to go for walks in their leisure time. Juarez Park didn’t yet exist.

Samuel Rangel

 

They say that his Majesty stayed at the Vazquez’s house, and de la Maza mentions this in his book. What I know from the stories our family tells is that the party that they organised for Maximilian was held at my great-great-grandfather Lambarri’s house, on the corner of San Francisco Street and Corregidora Street, practically next door to the Vazquez’s place. Every lady that was invited carefully prepared their most exquisite dishes; one lady from my family made a pear dessert and that is why I wrote a piece which you can find on the internet, called “The emperor’s little pears.”

Maruja Gonzalez

 

When they shot Don Maximilian in Queretaro, a lot of people from San Miguel found themselves in trouble, because they were friends of the Empire. It seems that the Vazquez family went away for a while, but they didn’t sell the house.

Demetrio Lopez

 

viernes, 8 de julio de 2022

Leyenda de Las Hadas, en Manzanillo, Colima

Las misteriosas luces de Las Hadas

 

En lo que se conocía como Puerto de Salagua, una pequeña bahía que era punto de comercio entre el Imperio de Catay y el Señorío de Colimán, donde ahora se ubica el hotel Las Hadas que fue muy famoso en décadas pasadas, se cuentan leyendas de luces misteriosas que se ven en la playa. No se sabe desde cuándo se han visto, si los habitantes prehispánicos ya las conocían o si se mencionan en las crónicas hispanas, pero hay quien diga que desde la época de Hernán Cortés y hasta el virrey Antonio de Mendoza que estuvieron en esta región ya se hablaba de esas luces misteriosas. Lo cierto es que, desde hace siglos, los navegantes han dicho que en noches de luna se ven a lo lejos las figuras iridiscentes que se mueven como si bailaran sobre el agua, en la espuma de las olas o sobre las rocas. Es por eso que ese sitio recibió el bien merecido nombre de Las Hadas.

En ese sector de Manzanillo se encuentran la playa La Audiencia y la pequeña bahía de Las Hadas que es donde más se han visto las danzarinas luces misteriosas. Incluso se dice que el creador del hermoso hotel Las Hadas decidió nombrarlo así gracias a esas luces que hacen magia en las noches y dijo que eran como las hadas de los cuentos. Tan así fomentó esa leyenda que a la entrada del hotel hay dos “hadas” en esculturas, Estérala y Melusina que son las patronas del turismo en esa región colimense del Pacífico mexicano.

Si alguna vez vas a Manzanillo y en la noche andas por la playa La Audiencia o, mejor, te hospedas en Las Hadas, fija tu vista en el mar, en las olas y si ves lucesitas misteriosas que se mueven como danzando sobre el agua o cerca de la arena, disfruta el momento y la visión porque bien podrían ser las hadas de la leyenda.

 

jueves, 24 de marzo de 2022

Leyenda de Miramar: Las sirenas

 Las sirenas en Miramar

(Leyenda de Ciudad Madero, Tamaulipas)

 

Aquí en toda la playa hay delfines que se acercan y un poco más lejos también hay toninas, que son más grandes que los delfines. Le cuento esto porque son peces muy nobles que ayudan a la gente en peligro. Por ponerle un ejemplo: si alguien se anda ahogando, esos pescados lo empujan a la orilla para salvarlo. Me consta, lo he visto. Otro ejemplo: si alguien anda nadando y por ahí vine un tiburón, las toninas o los delfines espantan al tiburón. Por cosas así aquí en la costera de Miramar, en la rotonda, hay un monumento de un delfín con una sirena. ¿Por qué? Déjeme le cuento…


Según los asegunes, hace muchísimos años cuando aquí no había más que chozas y enramadas de pescadores, una vez andaban los niños nadando y se vino una oleada fuerte y el mar se los empezó a llevar. Las mamás se dieron cuenta y no podían hacer nada porque los papás andaban en la pesca en sus lanchas. Se habrán puesto a rezar o lo que sea, pero se dio el milagro de que los niños llegaron a la orilla sanos y salvos. No se ahogó ninguno. ¿Qué sucedió? Uno podría pensar y lo más seguro es que los delfines o las toninas los salvaron, pero estos asegunes cuentan que fueron las sirenas las que salvaron a los niños trayéndolos a la orilla. Eso es lo que las mamás dijeron porque en su desesperación vieron a los pescados que parecían mujeres y que entre el oleaje ayudaron a los niños. Y por eso está el monumento de la sirena y el delfín porque es en recuerdo a esa vez que los niños se salvaron de morir ahogados aquí en la mera playa de Miramar.

 

Leyenda contada por Juan Calos Núñez, vendedor de artesanías

Imagen de John William Waterhouse tomada del sitio de Internet de National Geographic. Que el enlace sirva de crédito a sus creadores.

viernes, 25 de febrero de 2022

Anécdota chistosa de Linares, NL

 

Fue el tacón...

(Sucedido en el Colegio Linares, de Linares, N.L.)

 

Las escuelas y colegios son lugares que conservan muchas anécdotas que se pasan de generación en generación, y en muchos casos son modificadas, cambiando los personajes originales por personajes actuales. Cada institución seguramente tiene una lista interminable de anécdotas, pero voy a narrar una que escuché en mi niñez y sigue contándose en el Colegio Linares.

Por razones obvias, se ha evitado dar los nombres de los personajes que tomaron parte en esa historia, y el único nombre que se menciona sí es el real.

 


Un día estaban los niños de sexto año en clase de aritmética con su profesor Cabrera, cuando de repente se escuchó un sonoro pedo. Fue tan ruidoso que todos los niños empezaron a reír y a mirar al lugar donde provino el ruido.

Como la única persona al frente era el maestro, entonces era obvio que él había sido, y ante la mirada de risa y cierto miedo de los niños, el profe no tuvo otro remedio que buscar una excusa convincente para que todo quedara aclarado. Así que les dijo: “Fue el tacón, fue el tacón”, mientras hacía un movimiento de tallar el tacón de su zapato sobre el piso. “Fue el tacón, fue el tacón” seguía diciendo y sin producir un sonido similar con el tacón de su zapato.

Y ante aquella situación entre penosa y chusca, se oyó el grito de Cañamar, uno de los alumnos que exclamó: “¡Sí, fue el tacón de frijoles que te echaste case Jaime Adame!”, y todos siguieron riendo.

 


Esta anécdota fue publicada originalmente en el libro Mitos, cuentos y leyendas regionales, tradición oral de Nuevo León, por Ediciones Castillo, 1998.


La ilustración fue obra de Jennifer Hennen.

miércoles, 26 de enero de 2022

Los chinos masacrados en Hermosillo

 

Mis padres son los dos de Hermosillo y cuando mis abuelos todavía vivían, íbamos allá de vacaciones. Cuando estábamos chicos nos juntábamos con los primos y los amigos del barrio y me acuerdo de que contaban historias de miedo. Una de ellas en lo particular a mí me daba mucho miedo porque era en el centro que yo conocía. Contaban que cuando ya cerraban las tiendas, o sea que ya estaba oscuro, que se oían gemidos, gritos, balazos y llantos y que hasta se veían figuras como que flotaban, así como se dice que flotan los fantasmas. Eso contaban mis primos y muchas historias más. En dos o tres ocasiones que yo fui con mis papás al centro y que se nos hizo tarde me daba un chorro de miedo de que fuéramos a ver eso o escuchar eso que nos contaban -recuerda Armando Salvatierra.


El asunto tiene un trasfondo histórico, aunque de que se vean fantasmas o que se oigan ruidos fantasmales tal vez no sea cierto, pero lo que sí fue cierto es que allá por los años 20 o 30 del siglo pasado, por alguna razón que desconozco hubo una matazón de chinos y estuvieron involucradas las autoridades y mucha gente, o sea que se pusieron de acuerdo y masacraron a los de la comunidad de chinos, y había no solamente chinos en Hermosillo sino también en Sonora, y en Sinaloa y creo que también en Baja California pero no estoy muy seguro. Algo hubo de envidias contra los chinos porque llegaron muchísimos que se establecieron y pusieron sus negocios y les iba bien; eran negocios establecidos no como ahora los puesteros donde venden puras fregaderas traídas de China que no sirven para nada y son puestos callejeros. No, en aquel tiempo allá en Hermosillo los chinos estaban bien organizados y bien establecidos y por alguna razón, yo creo que, por envidia económica, los comerciantes locales se pusieron en contra de ellos y cuando los masacraron pues obviamente se quedaron con los buenos locales independientemente de la mercancía. Y como esos chinos no tenían patria realmente y muchos eran ilegales, pues ni cómo avisarles a los familiares que vivían quién sabe dónde en China. Entonces a todos esos muertos los enterraron en una fosa común y así fue más o menos esa historia, muy horrible la verdad, como son las masacres raciales como las que sucedieron en Europa contra los judíos o más reciente en Siria, pero poco se habla de las que sucedieron aquí en México principalmente contra los chinos, en este caso, y también contra los yaquis y contra otros grupos étnicos.

Y total, esa es una de las historias que recuerdo que contaban mis primos y que me daba miedo y más cuando fui las pocas veces al centro en la tarde-noche y cuando oscurecía me agarraba de la mano de mi mamá porque no quería escuchar esos ruidos, esos llantos, esos fantasmas de los pobres chinos asesinados.

 

Notas:

1. Los hechos fueron en mayo de 1911. Aquí un artículo al respecto. Campaña antichina

2. La imagen fue tomada de La "olvidada" matanza de chinos en México

miércoles, 8 de diciembre de 2021

Leyenda chiapaneca: La cueva de la Chepa

 La Cueva de la Chepa

(Leyenda de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas)

 

Mi mamá es de Tuxla y me acuerdo de que nos contaba una historia que es leyenda, una historia de un trágico amor tipo telenovela de niño rico, niña pobre que se enamoran y su amor no es bien visto por los padres del niño rico. En Tuxtla hay varias cuevas en los cerros cercanos y una se llama la cueva de la Chepa, y se llama así en memoria de Josefina, la niña pobre que le decían Chepa.

El asunto fue que estos estaban chicos y se enamoraron sin que sus papás supieran, y se huyeron porque el niño sabía que no le iban a permitir que anduviera con una niña pobre. Juntaron sus cosas y se fueron a una cueva que Chepa conocía. Allí consumaron su amor y planearon armar su hogar. Pero el día siguiente, el niño rico dijo que iba al pueblo a traer cosas. Para esto, los papás de los niños fugados ya los buscaban por todas partes sin saber que andaban juntos. Hasta los papás se conocieron y entonces sospecharon que había un amorío entre ellos. El niño fue a su casa y al día siguiente se volvió a desaparecer, pero sus papás lo siguieron y supieron que se escondía en una cueva, pero regresaba a dormir a casa. Así fueron varios días hasta que sus papás ya no quisieron que siguiera con ese juego y lo mandaron a Mérida con unos tíos para que estudiara allá. El niño no dijo nada y tampoco contó que Chepa estaba en la cueva.

Pasó el tiempo y de Chepa nunca se volvió a saber nada. Hasta dijeron los vecinos que se la había robado el Sombrerón o la Tisigua, que son espíritus malos en Tuxlta. Como un año después unos muchachos de los boys scouts andaban por ese rumbo y se metieron a la cueva y allí encontraron el esqueleto de una niña. Las autoridades fueron y lo sacaron y fue cuando se resolvió el misterio de la niña perdida que no había sido secuestrada ni robada por los espíritus. Luego el niño, que había ido de vacaciones a Tuxtla, contó su historia y así se supo cómo estuvo todo. Desde entonces a esa cueva la conocen como la Cueva de la Chepa.

 

Historia contada por Marisol Balderas, de la ciudad de México

La imagen fue tomada del sitio de Internet: eschiapas.org. Que el enlace sirva de crédito a sus creadores.

lunes, 8 de noviembre de 2021

La sirena

(Leyenda de Ensenada, Baja California)


Hay muchas leyendas de sirenas que cuentan en los pueblos costeros, historias de pescadores que vienen de mucho tiempo atrás. Los científicos refutan las leyendas de sirenas y explican que pueden tener su origen en los navegantes del pasado que iban a nuevos lugares y veían fauna marina desconocida, como los manatíes de acá de la costa de Baja California y luego contaban que eran mitad pez, mitad mujer.


Yo me acuerdo que hace unos veinte años dijeron que en La Misión, un centro de investigaciones entre Ensenada y Tijuana, andaban unos estudiantes y descubrieron en el fondo del mar lo que pensaron que eran los restos de una sirena porque tiene mucho de pez y la cabeza es más humana. Creo que los llevaron al instituto de la Facultad de Ciencias Marinas, en Ensenada y allí todavía tienen los restos reconstruidos de ese pez que es una especie nueva que descubrieron esos estudiantes. Yo no lo he viso, pero una vez en el Museo de las Californias en Tijuana vi la réplica y, bueno, con algo de imaginación puede uno pensar que es como un esqueleto de sirena. 

Historia contada por Rosalinda Álvarez

La imagen fue tomada del sitio de Internet deConceptos.com. Que el enlace sirva de crédito a sus crreadores.

lunes, 11 de octubre de 2021

EL ÁNGEL DE LA MUERTE

 




"El ángel de la Muerte" forma parte del libro Un velorio colectivo y otros encuentros con la Muerte, de Homero Adame. 
S-I 03-1998-091413114000-01

viernes, 3 de septiembre de 2021

Leyenda de San Miguel de Allende: El Chan



Leyenda de El Chan en San Miguel de Allende


En el Charco del Ingenio, que es el jardín botánico aquí en San Miguel, dicen que se aparece el Chan, un animal que vive adentro del agua, y cuando alguien se asoma o cuando anda nadando por ahí, sale el Chan y le ofrece cosas de mucho valor y así es como lo atrae. Cuando la persona va a tomar esa cosa de valor el Chan lo agarra de las manos, así de los antebrazos, y lo jala hacia el centro del agua, hacia las profundidades y la persona nunca más vuelve a salir –cuenta Gloria Tovar, originaria de San Miguel.

(Texto y fotografías de Homero Adame)

Eso es lo que nos platicaban cuando yo estaba chica y nos daba mucho miedo. Posiblemente son sólo leyendas para dar miedo y que los niños se porten bien, pero sí, antes se sabía mucho de gente que desapareció en la presa y vaya que no es muy profunda, pero desapareció y siempre se ha dicho que era el Chan el que se los había llevado. 


lunes, 9 de agosto de 2021