Buscar en este blog

Cargando...

sábado, 5 de abril de 2014

Leyendas de Tlaxcala: el charro negro



Un charro negro
Leyenda de Tlaxcala, Tlaxcala


Antes platicaban de un charro negro. Dicen que era un charro elegante vestido de negro y venía con su caballo también negro. En su traje él traía así como botones y cosas doradas de oro. Ahí en el hotel (Tlaxcala) antes había una huerta y tenía muchos manantiales y albercas y por ahí veían al charro negro en su caballo. La gente platicaba que pasaba el caballo y donde daba una pisada aventaba chispas. Todas las personas que vivían aquí por la calle de Guerrero nunca los veían, pero sí escuchaban los cascos del caballo pasando por la calle. Nadie se asomaba ni de chiste.


Nota: la imagen fue tomada de este blog en Internet. Que el enlace sirva de crédito a su creador.

domingo, 16 de marzo de 2014

Mitos y leyendas de animales: La zorra como mensajero de la Muerte



LA ZORRA

Pozo de Acuña, municipio de Guadalcázar, SLP



No, eso que usted pregunta del ahuizote y de los perros aquí no sucede. Nosotros sabemos cuándo alguien se va morir porque escuchamos a la zorra cantar –afirma el Sr. Alfonso Loera–. Cuando la zorra canta en la tarde nunca falta que alguien se muera. Pero déjeme decirle una cosa: no siempre se muere alguien que vive aquí en el pueblo cuando canta la zorra. También se dan casos de que la zorra canta y se muere alguien de aquí del pueblo, pero que vive en otra parte, por ejemplo en San Luis, en Monterrey o en l’otro lado.

       Entonces ahí anda la zorra cante y cante y la gente asustada. No se muere nadie, pero a los dos o tres días nos llega la novedad de que Fulano o que Zutano se murió por decir en Oklahoma o en Houston. Entonces la zorra con su canto estaba avisándonos que alguien del pueblo iba fallecer.
.

 
Este relato se publicó originalmente en mi libro Mitos y leyendas del Altiplano potosino, por la Secretaría de Cultura del San Luis Potosí (Editorial Ponciano Arriaga), en 2004.

domingo, 23 de febrero de 2014

Leyendas cristianas: el mensaje del árcangel Gabriel

.
EL MENSAJE DE GABRIEL ARCÁNGEL


Santa Isabel y Zacarías eran una pareja de ancianos que estaban una vez en las milpas trabajando cuando llegó el arcángel Gabriel para decirles. “Van a tener un hijo”. Santa Isabel le dijo: “No es posible, ya estamos muy avanzados con más de 70 años”. El arcángel Gabriel le dijo: “Mira, yo te vengo avisar, no te vengo a decir que si quieres”. Entonces Zacarías le dijo: “Pero cómo es posible si yo soy estéril y nunca he podido tener hijos con mi mujer”. Y San Gabriel le respondió: “No te vengo a preguntar que si quieres, la orden viene de allá que lo vas a tener quieras o no”. (Leyenda en un blog de Homero Adame.)

Santa Isabel y Zacarías se tomaron de la mano y con lágrimas agradecieron al arcángel por la noticia. Y el arcángel les dijo: “Por esta razón, como han creído mi palabra de manera total, se les va a cumplir el deseo de Dios de que tengan un hijo, o sea que no es castigo sino un regalo divino. Pero tú, Zacarías, te vas a quedar mudo por los nueve meses del embarazo”.

Se desapareció la figura del arcángel y Santa Isabel y Zacarías corrieron al pueblo para compartir la noticia, pero Zacarías no pudo hablar y cuando quería decirle a alguien la noticia, le pedía un papel para escribirla. Y sí, fue cierto, Dios les cumplió y tuvieron un hijo.

Esta versión fue narrada por don Benito Camarillo, en San Martín, municipio de Pinos, Zacatecas

viernes, 31 de enero de 2014

Libro "Mitos y leyendas de todo México"

.

.
Mitos y leyendas de todo México es una selección de relatos y leyendas que el autor recopiló a lo largo de sus recorridos por el país. Contiene dos relatos por cada estado, por lo tanto nos ofrece 64 inéditos, en versiones originales. Muchos de ellos son recreaciones editadas de las voces de los narradores, mientras que otras son versiones de autor.
.
Con amplia experiencia en la investigación y publicación de la tradición oral, podemos decir que éste es el trabajo más ambicioso de Homero Adame hasta ahora, puesto que sus libros anteriores de leyendas se concentraban en estados o regiones de México, como son Nuevo León, San Luis Potosí o el Altiplano. Sin embargo, ahora expandió sus horizontes y recopiló historias de todo el país, muchas por voz de los pobladores de distintas localidades, algunas escuchadas en otras ciudades, pero haciendo referencia a un pueblo determinado de otra entidad federativa y otras que son recreaciones del autor.
.
La obra se compone de cinco capítulos:
.
  1. Aparecidos y fantasmas

  2. Espíritus

  3. Pueblos y lugares encantados

  4. Santos y vírgenes

  5. Tesoros y bandidos célebres
Cada capítulo contiene una serie de leyendas, indicando el lugar donde se cuenta. Cada leyenda incluye al final dos apartados:
  1. Una explicación del contexto mitológico o legendario.

  2. Datos históricos de los sitios referidos, en ocasiones dando el significado del topónimo, cuando es voz en alguna lengua indígena.
El índice de la clasificación por estados es el siguiente:
.
Mitos y leyendas de Aguascalientes
  • Aguascalientes: Un tesoro en la plaza de San Marcos

  • Asientos: El Santo Entierro
Mitos y leyendas de Baja California
  • Mexicali: El fantasma de un ahogado

  • Tijuana: Juan Soldado
Mitos y leyendas de Baja California Sur
  • Cabo San Lucas: Un tesoro del pirata Thomas Cavendish

  • La Paz: Una ahorcada y un toro negro
Mitos y leyendas de Campeche
  • Campeche: El Cristo negro y los piratas

  • Chiná, municipio de Champotón: La iglesia encantada
Mitos y leyendas de Chiapas
  • Tapachula: La Titchanila

  • Tuxtla Gutiérrez: El Sombrerón
Mitos y leyendas de Chihuahua
  • Chihuahua: Pascualita, una mujer embalsamada como maniquí

  • San Francisco de Borja: Un tesoro de los gigantes en el cañón de Namúrachi
Mitos y leyendas de Coahuila
  • Palau, municipio de Múzquiz: La maestra Gilda

  • Saltillo: El Santo Cristo de la Capilla
Mitos y leyendas de Colima
  • Colima: Por causa de la envidia se quedaron sin tesoro

  • Manzanillo: El tren fantasma
Mitos y leyendas del Distrito Federal
  • El catrín de negro y la carroza

  • La Virgen del Perdón
Mitos y leyendas de Durango
  • Amado Nervo, municipio de Nombre de Dios: La marrana que arrastra una cadena

  • Durango: La monja de la catedral
Mitos y leyendas del Estado de México
  • Amecameca: Cuahutepochtle, un duende singular

  • Toluca: El Cerro de la Teresona
Mitos y leyendas de Guanajuato
  • Guanajuato: La Cueva Vieja

  • León: La Madre Santísima de la Luz
Mitos y leyendas de Guerrero
  • Chilpancingo: El Cerrito Rico

  • Ixcateopan, municipio de Alpoyeca: El judío errante
Mitos y leyendas de Hidalgo
  • Pachuca: Los malos espíritus en las cuevas de Cubitos

  • Mineral del Monte: La mujer que se mató en la barranca de Dolores
Mitos y leyendas de Jalisco
  • Guadalajara: La mujer de negro

  • San Miguel el Alto: Santo Toribio Romo
Mitos y leyendas de Michoacán
  • Morelia: El tesoro del obispado viejo

  • Uruapan: La Llorona y un caballo negro en la Tzararacua
Mitos y leyendas de Morelos
  • Cuernavaca: Los fantasmas del Jardín Borda

  • Huitzilac: Algunos milagros de San Juan Bautista
Mitos y leyendas de Nayarit
  • Santa María del Oro: El pueblo dorado bajo la laguna

  • Tepic: La mujer de blanco
Mitos y leyendas de Nuevo León
  • Camarones, municipio de Iturbide: El pueblo festivo

  • Monterrey: El crimen de la calle Aramberri
Mitos y leyendas de Oaxaca
  • Oaxaca: La aparición de la Virgen de la Soledad

  • Puerto Escondido, municipio de San Pedro Mixtepec: El origen del nombre del puerto y un gran tesoro
Mitos y leyendas de Puebla
  • Puebla: Apariciones y ruidos en una antigua casona

  • Tochimilco: Un nagual protector de los bosques
Mitos y leyendas de Querétaro
  • Querétaro: Un caballo blanco fantasmal

  • San Joaquín: San Joaquín minero
Mitos y leyendas de Quintana Roo
  • Chetumal, municipio de Othón P. Blanco: La Xtabay en el cruce de caminos

  • Chumpón, municipio de Felipe Carrillo Puerto: Un cenote encantado
Mitos y leyendas de San Luis Potosí
  • El Sabino, municipio de Santo Domingo: El volcán de aire

  • San Luis Potosí: Espíritus y tesoros en la presa de San José
Mitos y leyendas de Sinaloa
  • Culiacán: Hizo un pacto con el Diablo

  • Mochicahui, municipio de El Fuerte: Heraclio Bernal
Mitos y leyendas de Sonora
  • Álamos: Un camino hecho con barras de plata

  • Hermosillo: Fantasmas en el basurero municipal
Mitos y leyendas de Tabasco
  • Frontera, municipio de Centla: Los yumká

  • Villahermosa, municipio de Centro: Los mayas se fueron a otra dimensión
Mitos y leyendas de Tamaulipas
  • Carboneras, municipio de San Fernando: El mar como espíritu viviente

  • Ciudad Victoria: Misterios en la Loma del Muerto
Mitos y leyendas de Tlaxcala
  • San Miguel del Milagro: Un hombre con suerte

  • Tlaxcala: El Niñito
Mitos y leyendas de Veracruz
  • Papantla: La Llorona

  • Xalapa: La mujer de blanco que sale del panteón
Mitos y leyendas de Yucatán
  • Mérida: El Cristo de las Ampollas

  • Valladolid: Los aluxes
Mitos y leyendas de Zacatecas
  • Nochistlán: El tesoro de los frailes

  • Zacatecas: Leyenda del restaurante «La leyenda»

Mitos y leyendas de todo México está a la venta en todas las sucursales de Editorial Trillas en el país y en otras librerías. También se puede adquirir a través de la Tienda de Trillas en línea.

Y ésta es la página directa del libro: Mitos y leyendas de todo México.
.

jueves, 30 de enero de 2014

Leyendas del mayorazgo de Jaral de Berrio: "La Niña Conchita"



La «Niña Conchita»
Leyenda de Villa González Ortega, Zacatecas

Esta puerta era un pasadizo que comunicaba a la iglesia con la hacienda (de El Carro) y cuentan que la hija del conde siempre venía por acá a oír misa. El pasadizo hace un puente y dicen que allí en ese puente, donde hay un arco, se aparece el fantasma de la hija, que le decían la «Niña Conchita». La sacristana cuenta que ella sí la ha visto, que es muy bonita, con el pelo largo, que siempre anda con unas enaguas blancas y que siempre se aparece a los doce del día y a las doce en la noche. La sacristana la ha visto de noche porque se queda aquí a dormir –cuenta la Sra. Francisca Mauricio.

     Cuenta una historia que María Conchita Moncada así se llamaba ella y luego fue la dueña de aquí cuando todavía era jovencita se enamoró de un peón y por mucho tiempo llevaron su amor a escondidas porque eran de clases sociales diferentes. Ella sabía que si su papá se daba cuenta hasta podía matarla y por eso por mucho tiempo ella y el peón llevaron su amor en secreto. Cuando ella venía a escuchar misa, pasaba por el puente donde está el arco y salía por el pasadizo para llegar aquí a la iglesia. Como entre el puente y el pasadizo hay un lugar oscuro, ahí siempre la estaba esperando el muchacho para besarla y decirle cosas bonitas. Quién sabe cómo estuvo el asunto, pero un día el conde se enteró y aunque la Niña Conchita negó ese amor, tarde o temprano tuvo que decir la verdad porque había quedado encinta. Aunque el conde era un tipo muy duro, se apiadó de su hija porque ella era su hija predilecta. Entonces la mandó a un convento en México y ella nunca volvió para acá en vida del conde. Empezó a venir cuando ya era dueña de la hacienda, luego de que su papá había muerto y la heredó a ella.

      La «Niña Conchita» nada más venía a pasar las vacaciones aquí, y dicen que casi todo el día andaba con su hábito de monja, hasta cuando se sentaba a hablar de negocios con los administradores o cuando salía con ellos a supervisar cosas de la hacienda. Pero también dicen que siempre al mediodía y en la media noche se ponía ropa normal porque quería ir al templo como mujer y no como religiosa. Pero la verdad es que ella quería encontrarse con su amor, o al menos recordar los momentos felices que vivió con él. De la casa cruzaba por el puente, luego el arco y se quedaba en el pasadizo, como si ahí estuviera el peón esperándola. Dicen que la oían llorar y es por eso que su ánima todavía se aparece en ese mero lugar a esas horas.
       Lo que no sabemos es qué pasó con el peón ni con el hijo que seguramente engendró la «Niña Conchita». Eso nadie lo cuenta porque no se sabe, pero una se puede imaginar que el conde mandó matar al peón o él mismo lo ha de haber matado porque desgració a su hija. Y del niño, o sea el nieto del conde, quién sabe. Habrá nacido y de seguro lo habrán dado en adopción a una familia de México porque ese secreto tenían que guardarlo muy bien, pero los secretos por muy secretos que sean siempre se saben, y ya ve, de este mismo secreto estamos hablando ahora.
 


Esta leyenda fue publicada en mi libro Haciendas del Altiplano, historia(s) y leyendas. Tomo I. Grandes latifundios virreinales. 2012.

Puedes ver más sobre este libro siguiendo este enlace: